SWEET CHILD IN TIME OF MINE


¿Qué es el arte?

Morirte de frío.

 

(Sin duda)

 

 

El arte lo es todo y es nada. Quizas esa capacidad de significar todo (¿todo no será mucho? Creo que sí; diré entonces algo [lo cual se diferencia mucho de todo] emocionalmente intenso) sea lo que caracteriza al arte.

 

Quiza esa capacidad para significar todo sea lo que caracteriza al arte.

 

Porque arte es lo que yo quiero que sea arte. Que sea mi arte. Que sea mearte, hartarte, atarte, incluso matarte. Y lo que no me deja parar de mirarte, mi arte.

 

Lo que yo quiera que sea arte es además cambiante. Porque no puede ser de otra manera ya que las emociones fluyen (la ejecución puede ser objetiva, el sentimiento no). Lo que yo quiera que sea arte es, además, puede que nada (nada tal vez sea aquí muy poco, diré entonces mucho [lo cual se diferencia mucho de nada]). Mucho, porque se asienta y se basa y se funda en toda mi experiencia y mis actos y aquello que no recuerdo, pero que está ahí…

 

El otro día escuché una canción genial. La letra era en inglés, por lo que no la entendía, pero era famosa y confundí su título con otra de título similar. Como el título sí fui capaz de entenderlo, empecé a traducir lo poco que captaba de la letra en base a mi estado de ánimo contemporáneo (para ese momento instante) y a interpretación que daba a partir de un título falso. Y me monté una película. Y resultó que esa película fue particularmente relevante para mí. Hizo que aquella canción se convirtiese en un himno, un cántico degarrador y lleno de significado; que aquellos gritos hondos, jondos, de más abajo que el estómago, las entrañas, denotaran la verdadera expresión de un sentimiento grave.

 

Grave y vívido.

 

Humano.

 

Pero, ya digo, todo fue basado en un fallo, una equivocación, una mentira. Entonces todo, o mucho, surgió desde la nada, o también mucho – aunque otro mucho distinto – y pudo al fin ser arte.

Para mí, arte.

Para darme calor.

 

Sin duda fue fantástico. 

 

 

 

 

( SWEET CHILD IN TIME OF MINE

 

 

Dulce niño, dulce niño dentro de mí,

es hora de que cruces la línea,

es hora de volver a ver la luz.

Por eso no temas al hombre viejo

que dejas atrás en el camino.

 

Dulce niño de mi interior, ayer,

Tambores tronaron inmensos en mi cabeza

hasta que cesaste sordo;

los rayos de la ira brillaron

hasta tu ceguera: corre aún,

que sigues vivo.

 

Dulce niño, tú sabes sin conocer

porque éste no es tu sitio.

Es hora de que cruces la línea

para volver a ver la luz.

No temas lo que dejas:

anhela tu destino.

 

Dulce niño, vuelve a aquel lugar

donde perdimos la inocencia. )

 

 

(Algo así pudo haber sido)

Una respuesta to “SWEET CHILD IN TIME OF MINE”

  1. sabes q ese es uno d los temas q mas cachonda me ponen en directo? y a pesar q nunca la he estado en un concierto d los deep purple , si me la han tocado los metalworks varias veces y …aissss, im presionante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: