Yo repto, tú reptas, él repta…


Cual gusano,
cual serpiente
o cual ciempiés despatado
yo repté, sonado e inconsciente
por haberme muy mucho emborrachado.
 
Anoche noche
de bebercio inusitado,
de las que no hay que coger coche
y sí un garitillo ambientado
en el que hacer de las risas derroche.
 
Frustación,
requete-frustación,
requete-quete-frustración.
Con los amigos y copa y botella
momentos plenos de inspiración,
pero sin ella, sin ella, sin ella.
 
Quedan entonces pendientes,
al menos uno en mi oreja,
una cena o tres o siete,
entre unos dos, que es pareja,
sentaditos frente a frente.
 
 
 
 
 es por esto que hoy mi tripa glugluglea
 

5 comentarios to “Yo repto, tú reptas, él repta…”

  1. ummmm…. weno espero q en la cena lo pasaras bien, Buen viaje!

  2. Y yo me quedé en casa… si hubiera salido seguro que hoy hubiera escrito algo así tb, aunque no llegaría a alcanzar a ninguna de tus palabras… ni siquiera a la última.Chico, últimante estás que te sales…jejejeje.Deja de buscar, o desesperarás. Deja que llegue (o vuelva) sola a tí, sorprendiéndote. Decidida a quedarse. Porque tus palabras merecen dueña. Porque tus palabras no pasan inadvertidas.Besitos de un carmín brillante.

  3. jo pablouu tas vuelto un poeta y todopablete quiere ser versole gustan los textos conversosla adversidad le inspiraun punto de mira en su vidajiji

  4. um por aca las cosas se estan calentando…por ella, por ella por ella…je!

  5. En el tiempo que ponías la correa a tristán, te reprendía el patriarca, seguramente, bebías un vaso de agua y ponías la chamarra. Alguien estaba leyendo un poemilla “ el poemilla”, con los ojos saliéndose de las órbitas, la mandíbula desencajada y el cuerpo paralizado.Rato después recordé que esperaba una llamada. Y deseé con todas mis fuerzas que te hubieras olvidado, arrepentido, o no tuvieras saldo en el móvil.Me invadió el pánico, y pensé que estas cosas sólo le pasan a una tipa con mucha suerte. Te las cuentan e imaginas que eres la protagonista (esto es de tanto ver los puentes de madison). Me quedé muda, y tan sorprendida que no sabía que decir. Me odié a mi misma al colgar el teléfono. Y recordé que tú te crecías al ver a alguien más nerviosa. Me reí Pablo, a mi me pasa exactamente lo mismo. Ay! Si no me hubieras pillado en mis horas bajas.¡ Al menos pude controlar el timbre de voz! O eso espero. Porque en verdad no me acuerdo muy bien que hablamos.Que hayas escrito( frente a frente), es tan sorprendente que me sorprende. Valga la redundancia. Mestás volviendo una petulante. Que bien que tu tengas la culpa.Ingenio, sensibilidad y buen hacer. lo que fuere lo que intentas encontrar, te deseo que sea lo mejor. Jodería bastante y sería injusto que no fuera así.Acortando palabras innecesarias…Tu que eres y llegarás a ser un mejor analista, percibirás que aquí hay mucho trasfondo. Todo el trasfondo que quieras ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: