Los Cuatro Especiales


1. EL NACIMIENTO DE SPECIAL BOY

 

Hoy el Fision Today anuncia tormenta por la cosmovisión. Como es domingo, incluye en sus cyberpáginas un especial dedicado a las paradojas entre el mundo actual y el de hace cien años, en pleno siglo XXI. Destacan en dicho reportaje que la capital del Imperio Morcillo, Lepe City, fuera antaño capital de la burla y befa de la República D´Spaña y, citando fuentes fidedignas (“Los cien mejores chistes de Arévalo”), se atreven a incluir algunas cuchufletas sobre los antiguos leperos, aun a sabiendas de que no van a caer bien entre los chuletas habitantes de la capi. También comenta que el burro, fuerte y noble animal, orgullo del Imperio y fiel reflejo de la estirpe morcillera, representado por ende, en todas las banderas oficiales, habíase encontrado en peligro de extinción por causas todavía no muy claras.

Unas páginas después, en el capítulo dedicado a la estética, el autor del especial resalta el sorprendente hecho de que en el siglo XXI no resultaran armoniosos ni bellos los michelines o las calvas. ¡¿Habrase visto una sociedad tan atrasada?! Con lo que cuesta mantener la redondez…

En el apartado de tercio ambiente, el último, dedican unas líneas a recordarnos la ¿trágica? desaparición de esos elementos vegetales, altos, en los que el hojamen crecía alrededor de un palo grueso. Menciona, viniendo a cuento, que el terreno en donde se erigen las majestuosas Destruction City, Polution Village y Especulation Town antiguamente formaba una densísima selva (sic) llamada Amazonas o Elche (según fuentes)…

 

En el pequeño poblado de Villaboinas, sito a diez millas imperiales de los suburbios  de Madrid-Gothan City, por el este, y a diecisiete de Rivendel, por el noroeste, las noticias del Fusion Today no llegan. El responsable: la corporación de Timofonic, que boicotea las instalaciones de Rocktel Co por disputas sobre el dominio comunicativo (y por extensión informativo (y por extensión productivo)) de la industria burrícola de la región.

En Villaboinas, ciudad del burro por excelencia, habitan únicamente treinta y dos especimenes humanoides, aunque cuentan con una media de ciento ochenta y siete asnos en edad de merecer por cabeza, es decir, pastan por tierras villaboiniles un total de cinco mil novecientos ochenta y cuatro pollinos. Sin embargo, su aparición en el libro Guinnes de los Records Absurdos va a desbaratarse a favor de Villagorrillas de Abajo, ciudad rival, en sólo unas pocas horas: Pamola Weismüller del Sobaco va a ser protagonista de un suceso atípico por estos lares de la galaxia. Un suceso extraordinariamente atípico…

 

Son las doce en punto de la mañana y Pamola, o Lucía, que es como le llaman sus amigos, se levanta de la cama. Está sudando a mares y es que ha soñádo con Johnny Deep, un antiguo actor de la Cinemavisión del siglo XX. Se lo ha imaginado en 3D y por ello ahora anda con un calentón color rojo brasas o rojo fuego, incluso rojo bermellón.

Ser mujer heterosexual y vivir en Villaboinas es un engorro, con tanta superpoblación de burros (y burras), los hombres villaboineros no atienden las necesidades sexuales de sus féminas, por lo que éstas acaban buscándose la vida por su cuenta. Pamola, o Lucía para los amigos, no es una excepción y desde los quince añitos ha experimentado con toda clase de frutas y hortalizas. Hoy Pamola, o Lucía, tiene ganas de innovar. Ha salido al huerto y busca algo novedoso en sus quehaceres masturbatorios. Hoy se ha encontrado con un melón, maduro y con buena pinta. Pamola se relame, el tierno meloncito se va a convertir en Melon Deep (Melón Profundo, en ateo). Si el pobre Johnny levantara la cabeza…

“Ayyyyy, ayyyy, uyyy, sipi, sipi, uyyyyyy, sipi, un pequeño esfuerzo, uyyyyy, sipi, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh” ha pensado Pamola, mientras se introducía el orondo manjar en las innombrables partes bajas del chumino. Este tipo de actos, impensables en los hombres y mujeres del pasado siglo, se encuentra ampliamente extendido por el Uno, Grande y Libre Imperio Morcillo. Tanto, que el 37 % de la población reconoció abiertamente para la revista Baby Junior Teen practicarlos de manera habitual. Así, existen asociaciones como los SaZERDOTES del Huerto (S.H.) o los Big As Jols (BAJ) que cuentan con un creciente número de afiliados.

Durante el momento del orgasmo, ha ocurrido el primero de los acontecimientos atípicos que llevarán a este día, 12 de agosto de 2149, a convertirse en hito para las generaciones venideras: la enormemente dilatada cavidad vaginal de Pamola, o Lucía, se ha contraído por su parte más externa, alojando a Melon Deep en sus entrañas y haciendo honor a su nombre. Pamola, no se ha sorprendido demasiado, no es la primera vez que ocurre y sabe bien cómo actuar, lo primero es relajarse e intentar seguir con la vida de manera normal. Pamola, o Lucía para los amigos, así lo hace, camina como si fuera un cauboy beibi, pero por lo demás su aspecto es sanote y jovial (ha sido un orgasmo de muerte…).

Ya son las dos, así que decide ponerse manos a la obra con la comida. Hoy algo suave, siente la tripa llena, aunque no sabe muy bien por qué. ¡Ya está! Calentaré un congelado en el macro ondas XP que me compré anteayer, piensa. A ver, a ver, ummmmmm, creo que estas espinacas Pop-ay estarán bien.

Vierte el contenido en un plato hondo y lo introduce en el aparato. Selecciona tres nanosegundos a potencia media, para que se hagan bien cociditas y ¡plin! suena la campanilla. En ese mini intervalo de tiempo han ocurrido muchas cosas. Tal vez no observables para el ojo de un humanoide normal, pero para un narrador omnipresente como yo, sí: en el segundo nanosegundo las macro ondas han rebotado en las autenticas virutas de hierro que tiene adheridas las espinacas transgénicas estándar del siglo XXII, utilizadas, entre otros, por Industrias Pop-Ay, y han coloreado de azul cobalto toda la cocina. Pamola, o Lucia, ha absorbido estos rayos mega energéticos y se le ha visto el esqueleto, como en los dibujos. El pobrecito melón también se ha llevado lo suyo.

No ha comido casi nada, pero Pamola se siente saciada. Tiene la sensación de que va a reventar por dentro. Se plantea si será por culpa del jodido (nunca mejor dicho) melón.

¡Guaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Se oye.

¡Eh! ¿Qué ha sido eso? Grita Pamola o Lucía.

¡Guaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Como única y escandalosa respuesta.

¿De dónde viene?

¡Guaaaaaaaaaaaaaaaaaa-aaaa! Otra vez

Pamola está aterrorizada. ¿Se está volviendo loca? ¿Cree que se le ha pasado el arroz y por eso imagina llantos de crío a su alrededor?

¡Guaaaaaaaaaaaaaaaaa-aaaa-aaa! Cohones

¿Cohones?

Sí, cohones, que soy yo.

¡Ondiá! Pamola, o Lucía para los amigos, mira hacia la entrepierna y ve asomar algo que parece una mano. Y se agita…

Tira, coño, que esto está mu cerrao.

Pamola no sale de su asombro: de su inmaculada flor emerge un extraño ser melonzoide, que por momentos y a estertores, se va metamorfosenado en algo así como un humano. Una idea recorre los circuitos nerviosos de Pamola: el ADN del melón se ha recombinado con el de ella, mutándose en un tumor de crecimiento incontrolable, que ha resultado, por fortuna, en un ser inteligente (tal vez no mucho). El asombro se torma casi incredulidad cuando calcula mentalmente las probabilidades de que eso suceda: una entre diez elevado a veintinueve, con un margen de error de  más menos tres coma dos, periódico puro. Mientras, el melón mutante se limpia la babilla, realmente flujo, que le empapa. El alevín ya se parece más a una personita que a una fruta, incluso a perdido su característico color verdoso, se ve que el ADN de Pamola es más poderoso, es decir, mola más.

Cinco minutos más tarde, y tras la aceptación por ambas partes de que lo ocurrido ha sido un hecho real, a Pamola se le cae la babilla, esta vez de saliva únicamente, con su pintoresco retoño.  Decide bautizarlo ipso facto con el nombre de Yellow, aunque todos sabemos que hubiera sido más apropiado llamarle Green, por el simple hecho de que nació verde y no amarillo. Pero las madres son asín y si no que le pregunten a los Kevíns, Juniors o Ataulfos que deambulan por ahí.

El vástago mide uno ochenta, aunque posee el intelecto de un niño de nueve años, algo que por otro lado no está nada mal, teniendo presente que el pequeño sólo cuenta con veinte minutos de edad. Pero ya parece que se mantiene estable. Pasan diez minutos más y nada cambia. Pasan dos diás y siguen sin cambiar. Yellow ha adquirido su probable aspecto final: una protuberancia nasal, otra cuellil y dos post cabezales, es decir en la nuca, a modo de cuernos y/o rastas. El resto del cuerpo es, presumiblemente, similar al de un humano normal.

Nueve semanas y media después, Pamola, o Lucía para los amigos, enciende la cosmovisión para que Yeloucito se entretenga un rato. Emiten por milésima vez las reposiciones de Rasca y Pica. Interrumpen la transmisión:

Avance de Fusion Today… tachanchán… Buenos días, nos complace dar la enhorabuena al pueblo de Villagorrilas de Abajo por haber entrado en el libro Ginnes de los Records Absordos, digo Absudos, en el apartado de mayor población burril per cápita. ¡Congratualaciones villagorrilleros!

 

2 comentarios to “Los Cuatro Especiales”

  1. Oficialmente, soy FAN (en mayúsculas, porque molo muchísimo desde que soy súper heroína XDD) de "Los Cuatro Especiales". En un breve espacio de tiempo, auguro la existencia de la versión en cómic, la cinematográfica y miles de objetos (algunos absurdos, otros priceless) de merchandising, amén de la creación de clubes de fans a lo largo de todos los paralelos y meridianos del globo (excepto en los Trópicos, que se habrán declarado repúblicas independientes). Luego vendrá la dominación del mundo, blablablaGracias por los consejos ;)Un besote

  2. No ha empezado mal el nacimiento del especial, un poco como me imaginaba, a lo leolo (espero q ya la hayas visto o se te ha olvidado?) Algunas cosas creo q rebosan demasiado la absurdez pero todos sabemos que tu no molas más que yo, por lo que te felicito por este comienzo que me ha dejado con el caramelo en la boca, si pablo co el caramelo deja de pensar en tu historia…¿que ira pasando? …Salud. Evix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: