Sapos y culebras


Sapos y culebras brotan

de mi boca ¡ag! con sabor a estiércol,

basura, podredumbre, daño gratuito

y llantos, más que llantos, cuando cesa.

 

 

 

Pequeño guíño al monstruo de la antorcha ígnea.

 

 

 

"[…] como si adivinase que Vania, el gandul, iba a realizar un día grandes hazañas […]"

(Las aventuras de Vania el forzudo, Otfried Preussler)

copyright Pablo, 2005

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: